Un mal día en el trabajo

El destino siempre juega con nosotros. Te levantas una mañana, vas a trabajar y tienes el peor día de tu vida sin quererlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.